14 dic. 2014

PUERTOS VIEJOS


GAVIOTAS NUEVAS EN NUESTRO VIEJO PUERTO.

 
Quizás jamás vuelvan a este viejo puerto
aquellas gaviotas que un día ya partieron,
se llevaron con ellas sus pequeños polluelos
aquellos que pretendían conocer tus secretos.

El puerto está en silencio, 
los barcos no se mueven
creo que están durmiendo, 
el faro de la torre del malecón del puerto 
está languideciendo, 
su luz está apagada
su luz se está muriendo.

Las olas no se mueven el mar está calmado y quieto
y en los acantilados no graznan los polluelos,
ya no hay hoy nidos sobre agrestes peñas,
ni existen los polluelos graznando entre las breñas.

Quizás, quizás no vuelvan las nuevas gaviotas 
a este viejo puerto.

En la playa vacía por donde yo paseo 
hoy no se ven sus vuelos, sus vuelos de requiebros.
Su arena está muy seca se la llevan los vientos
y triste están las barcas tiradas por los suelos.
Las redes están secándose cerca de varadero.

Se fueron para siempre las olas encrespadas
que con furia golpean el espigón del puerto.
Se fueron y no volvieron aquellos lindos veleros
que surcaron los mares buscando nuevos puertos.

Se fueron y no volvieron las viejas gaviotas 
a nuestro viejo puerto.

Se quedó la playa sola y vacía con sus barcas varadas,
con sus redes tendidas, con sus palmeras quietas
las brisas se marcharon buscado otras playas,
más lindas, más desiertas con blanca y fina arena.
Playas que tengan olas bravas con penachos de espumas
y gaviotas nuevas que aniden entre sus rocas 
cabalguen esas olas montadas en su espuma.

La rada está vacía y en ella echo de menos,
el suave balanceo de los mástiles más altos 
de los lindos veleros
que un día ellos se fueron cruzando la bocana
cazando con sus velas los vientos bonancibles
que los llevan a otros mares y a las desiertas playas.

Se fueron para siempre y nunca jamás volvieron
las olas de mi mar tan bravas y tan alegres
los veleros bonitos que con sus blancas velas
cazan los más suaves vientos y ambos se recrean.
Las gaviotas nuevas que quizás jamás vuelvan
a nuestro puerto viejo que muere de tristeza.

No hay comentarios: