10 abr. 2015

ELOGIOS

Bosque de Oma. Ibarrola.
Y SUEÑOS.
Aunque bien yo sé que no me merezco
tus lindo y amables elogios, 
que dices y expresas en esas tus notas 
que dejas colgadas en cada poesía 
que escribo sin más, un día y otro.

Aunque yo bien sé, que lees mis poesías 
con esos tus ojos llenos de alegría, 
plenos de poesía y tiernos enojos 
que traen a tu alma la melancolía 
de tus lindos sueños en las primaveras 
y largos otoños.

Otros muchos las leen, mas pasan de largo 
sin querer entender los sueños que aquí 
tú y yo contamos. 
Y tal vez se rían y digan para sus adentros, 
que tonto que es, que iluso, que memo.

Porque ellos no saben que tú y yo soñamos 
sueños paralelos que aun siendo distintos 
están muy cercanos
Sueños que vivimos en mundos distintos 
lejanos e inmensos.
Porque ellos no saben que son sueños nuestros 
porque nos, los vivimos y al mismo tiempo
vivimos dos vida a un mismo momento.

Una vida es; la de cada día, 
de casa al trabajo, la misma rutina, 
la hipocondría de esa lluvia fina 
que moja asfalto y que nos deprime 
y trae a nuestras almas la canción más triste.
Y en las primaveras cuando las calandrias 
a los campos llegan, 
nosotros soñamos con un mundo nuevo
más justo y más humano y una nueva vida 
en un mundo nuevo en el que todos quepamos.

La otra vida es, la que nos soñamos 
cuando en el silencio tomamos papel, 
con renglones claros y con nuestras plumas
vamos sobre él, derramando los sueños 
que ayer estando tan lejos soñamos otra vez.
Sueños, sueños que están en nuestros recuerdos
y viven en él.

Soñamos:
Con un mundo más justo, donde todos quepamos, 
los ricos y pobres seamos hermanos. 
Un mundo donde la violencia esté desterrada, 
donde nadie muera por tener su piel un poco enlutada. 
Un mundo donde tu dios y el mío tengan su lugar,
y de la mano caminen por esos caminos de fraternidad, 
árabes, judíos, budistas, cristianos, ateos,
evangelistas, indios, luteranos...
Un mundo más juntos, más juntos y humano.
Es con ese mundo con el que tú y yo, soñamos,
a cada momento, soñamos.

Sé que soy un iluso, por creer que puedo 
cambiar el mundo con mis pobres versos.
Pero no me importa, yo sigo soñando 
con mi mundo nuevo con ese otro mundo 
que Jesús un día me dijo, que el mundo existía 
y yo, lo sigo buscando en mis sueños 
y en mis pesadillas cada noche y día. 

Sé que no merezco tus lindos elogios,
que mucho agradezco,
pues tan solo son; los sueños de un pobre loco.
Bosque de Oma. Ibarrola.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Mi querido amigo:

Es imposible dejar de soñar, cuando se lee alguna de tus poesías.

No es exageración de mi parte, reconocer lo bien que escribes, lo bien que expresas cada uno de tus pensamientos y sentimientos y como comprendes los de los demás.

Leerte, es viajar, es soñar, es vivir algo diferente.

Como persona vales la pena y como y poeta, también.

Un gran abrazo de tu amiga, Eva