7 ago. 2015

EL AVERNO DE TU AMOR

VIVO EN UN INFIERNO.

Vivo en el infierno que tú has creado a mí alrededor, 
en él has encerrado para ti solita, mi atribulado 
corazón novato en el arte del amor.
Él que solo es culpable de tanto quererte,
Él es el que sufre y llora, e incluso muere.

Infierno de amor, averno de sueños que sólo soñé.
Sueños que nunca amaron, sueños que fueron engaños
de una mujer.

Soñar yo he soñado en este infierno 
para mi creado a tu alrededor. 
Mas mis sueños fueron, 
los sueños que nunca jamás se lograron. 
Jamás fueron más que eso, sueños, 
los sueños soñados en el desamor 
y en el sufrimiento de un falso amor.
Solo sueños son y nada más fueron.
Los sueños que yo he soñado 
para no morir de tanto dolor que tú
me has causado con tu desamor.

Vivo en un infierno que tú has creado 
con todos los sueños, que yo he soñado.
Sueños, en los que tú eras la protagonista 
y yo era el galán que soñar soñaba 
que tú me querías.

Nunca tú dijiste que a mí me quisieras, 
pero tampoco tú, me desengañaste 
y conmigo jugaste de noche y de día,
hasta aburrirte, quizás hasta hartarte.

Me decías amar, cuando estábamos a solas, 
mas luego, yo podía comprobar que tú no eras mía, 
tú eras de otros con los que jugabas 
también a escondidas.

Mi corazón sangra en este tu averno 
en el que tus has metido mi corazón 
tierno y novato. 
Otro corazón en tu colección de los amores rotos.

Solo, tan solo he logrado amarte en estos mis sueños 
que soñé a sola, y soñé, soñé con quererte.
Yo he soñado en este infierno que tú me has encerrado
para tenerme preso de todos tus encantos.

No digas jamás que tú me has amado. 
di tan solo, que tú jugaste, has jugados 
con los corazones de los pobres incautos 
que se enamoraron de tu gran belleza, 
 tus encantos y todo el descaro.

Quizás, si quizás, mañana tú vengas 
a mi implorando que yo te perdone. 
Tal vez yo te perdone el daño causado, 
pero no me implores que de nuevo yo,
a ti te entregue mi roto corazón por tanto engaño.
Mi corazón muere, muere de dolor
y está encerrado en el averno del desamor.

Los sueños que yo me invente y jamás viví 
tú los convertiste, en un infierno solo para mí.

Vivo en el infierno de estar a tu lado, 
mientras tú me ignoras y pasas de largo.
A veces parece que tú a mí me adoras, 
pero casi siempre caigo en el infierno del desengaño 
donde estoy hoy preso por días, por meses, por años...

Por amarte muero y si no te amo, 
me siento ya muerto por amarte tanto.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Mí querido amigo:

¿El amor? ¡Siempre es una locura! ¡La más hermosa locura! El uno ama, idealiza, sueña, sufre y el ¿otro? Solo se deja amar.

Pero el verdadero amor, ese que Dios nos regala una vez, solo una vez y que llega en el momento que El, lo quiere. Es placido, es tierno, sin egoísmos, sin miedos, sin temores. Crea su propio mundo de luz, de paz y el alma está tranquila. Aunque a veces, solo sea un sueño, producto talvez, de nuestra imaginación o de nuestra fe.

Cuando se mira o se recuerda, al ser amado… o se le sueña, se le imagina, (con cualidades y defectos). Es mirar al infinito y en ese, nuestro mundo de luz, ser feliz.

Un maravilloso ser humano, dijo:

"Por amarte muero y si no te amo,
Me siento ya muerto por amarte tanto"

Mi saludo con un gran abrazo, tu amiga, Eva