12 oct. 2015

MURIÓ EL AMOR,

MÍ AMOR.
Dicen que murió el amor
en una solitaria alcoba
una tarde de verano
en la que el sol se ocultaba
entre unas nubes muy rojas.

Murió sí, yo sé que murió
yo lo vi cómo se iba,
en silencio él se marchó
de nadie se despidió
a nadie le dijo adiós
y con sigilo salió
para siempre de mi vida.

Murió el amor, mi amor,
mi amor, de toda la vida.

Murió porque se apago
la pasión entre tú y yo
que a él le daba la vida.

Quizás, ese ardor se apagó
por dejadez y por rutina,
por no tener que decirnos.
Quizás; 
por no deciros más mentiras.

Era una tarde de verano,
cuando el calor nos asfixia,
fue, cuando tú y yo hablamos
de cómo eran nuestras vidas.
Nuestras vidas; 
seguían la misma rutina

Y decidimos dejarlo,
dejar aquella mentira
que tratamos de dar vida
con el pasar de los años.

Murió el amor, nuestro amor
como muere, 
el que tuvo una gran vida.
Murió, con orgullo y con nobleza
como había sido su vida.
Murió, como muere la belleza 
con enorme dignidad 
y probada valentía.

Murió el amor, mi amor
una tarde de verano
cuando calienta el sol
y se derrite el asfalto.
Esa tarde de calor
en la que tú y yo hablamos
y decidimos dejarlo para
rehacer nuestras vidas, 
siguiendo distintos pasos.

Una vez que quede a solas,
con mi pena y con mi llanto
intente yo recordar 
el amor que compartimos
durante muchos, muchos años.
Y no puedo yo olvidar,
como tú y yo nos quisimos
no se puede querer más.

Murió el amor, mi amor
y no te puedo olvidar
aunque se bien que te has ido
y yo te deje marchar
porque así lo convinimos.

Murió el amor, mi amor 
y se bien que no es verdad.
Yo te sigo a ti queriendo, 
queriéndote más y más.


1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Mi querido amigo:

Cuando se ama de verdad se lucha por ese amor. Cada día, cada amanecer, cada noche. Ese amor, ese gran amor, debe ser la inspiración de cada uno de nuestros actos. El motor que nos de fuerzas para seguir adelante, para soñar (repetitiva, en el tema de los sueños) para suspirar, para sonreír, para desear vivir, para tener nuevos proyectos, para superar metas.

Simplemente, para vivir con intensidad y pasión la vida. Lo que resta de ella, ya sea, mucha o muy poquitita. Pero con intensidad. Con mucha pasión. Sin dejar que nada, ni nadie nos venza.

Lucha por ese amor, no lo pierdas. Se feliz.

Un abrazo tu amiga Eva


(La letra que usaste en dos poemas anteriores, me gusta más)