4 mar. 2016

BUSCANDO EL...


...CAMINO DE LA VIDA.
Buscaba mi camino
en ese laberinto
que ahora es mi vida.
Buscaba el sendero
que perdido yo había.

En cada cruce un alto, 
un quiebro en cada esquina
y en las encrucijadas 
uno descansa y mira.
Y descanso yo hacía.

Miraba a esos senderos, 
que del cruce partían, 
miraba y remiraba, 
por ver cual escogía.

Buscaba yo el camino, 
el camino de mi vida.

Escogí yo un sendero 
que fácil parecía.
Camina por un cielo. 
Un cielo, de luz y de alegría.

Mi sendero camina, 
camina junto a un río, 
un río que canta y que reí, 
que sueña y sonríe 
con los más tiernos mimbres, 
con juncos que se mecen 
que bailan con la brisa 
que arrastran los perfumes 
que huelen;mariposas 
libélulas y peces.

Mi camino es muy fácil 
al menos, a mí me lo parece.
Camino alegremente, 
no miro a ningún lado, 
sólo tan sólo, miro al frente.
Camino ajeno a la gente
que pasan a mi lado.
Me son indiferente.

Me aíslo de la gente 
en mi camino andando 
y esto me ha traído 
más de un desengaño.

Vivir solo muy solo 
y sólo yo sigo caminando.
a solas con mis problemas,
con mis glorias y penas
a solas voy andando.

Ahora yo camino
por un nuevo camino
camino solidario.
Yo miro hacia los lados 
y en los cruces que encuentro 
en todos hago un alto 
y hablo con el mundo, 
y con el mundo yo hablo 
y al que camina solo 
con él sigo yo andando.
Al que anda descalzo 
yo cedo mis zapatos 
y él se va contento 
y con sus pies calzados
y yo sigo esperando
esperando de nuevo
al que viene andado
y junto a él camino
para que, el que camina
pueda hacerlo soñando.

Yo encontré mi camino
y lo hice andando.
Andando junto al río 
que fue mi consejero
y lo hizo cantando,
y escuchando mis sueños
también mis desengaños.

Mi río va cantando
junto con mi sendero
mis sueños le voy contando
él es mi consejero.


1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Querido amigo.

Sí. Definitivamente, algo te entristece. No sé qué pueda ser, ni te lo pregunto.

A veces, estamos tristes. A veces, nuestras propias realidades, nos llevan por el camino de la amargura. Pero recuerda, que la oscuridad no dura para siempre. Que el sol volverá a salir para ti y que serás feliz.

Lo que ahora te inquieta y te perturba, pasara y luego, solo será un recuerdo.

Recuerda: Después, del invierno llega la primavera y todo cambiará y veras la vida de un color diferente y ya la oscuridad y las nubes de la borrasca pasaran, para dar paso a un lindo día llevo de luz de sol y perfumes de flores.

Un gran abrazo, tu amiga de siempre que desea lo mejor para ti, Eva