10 abr. 2016

EL DESAMOR...

...ES UN DESIERTO
El desamor es un desierto 
que va dejando cadáveres 
esparcido en sus senderos.

Huesos limpios blanqueado 
quemados por el ardiente sol,
del desierto inhumano que es, 
el desamor.
Huesos lavados por la arena 
de las dunas en movimiento 
que caminan con el viento.
El viento de la pasión.

Huesos viejos venerados 
por los astros del cielo 
que los velan, los protegen,
los rezan y siempre, siempre 
recordaran, que tienen 
un nombre.

Melodías de la luna, 
de las estrellas y luceros. 
Melodías que tan solo 
se escuchan en los sueños
de aquellos que ya durmieron
el sueño, del que nunca 
ellos han vuelto,

Árboles imaginarios 
en este vasto tormento, 
en este mundo cruel 
que va dejando sus muertos 
secándose en el desierto.

Árboles que hablan con Dios
y con sus ramas al cielo 
dan consuelo y protección 
a los amores primeros.
Amores que nunca se olvidan
por ser ellos los primeros,
por ser muy breves y sinceros.

Palmeras de los oasis, 
son para el desconsuelo
las que protegen 
los paraísos arcanos
de los infiernos eternos.

En el desamor la arena
es la que abrasa el recuerdo, 
el resto lo hace el sol, 
los lagos de sal ya secos. 
En ellos se bañan los astros, 
ellos son; recuerdos eternos.

El desamor es esto; 
un vasto y desolado desierto, 
en el que, el sol y la arena 
lavan los huesos los muertos. 
Los muertos del desamor;
que en la arena del desierto
yacen olvidados al sol, 
cabalgando, cabalgando 
en las dunas con el viento.

No hay comentarios: