7 abr. 2016

LA LLUVIA CAE...

... Y YO TE ESPERO. 
Esperé impaciente tu llegada, 
esperé soportando la lluvia 
que caía suavemente 
sin prisa, pero sin pausa, 
en calma. 
Como llueve en primavera 
cuando ya esta se marcha.
Tranquila, suave, sin avisar, 
en calma.

Llueve y llueve, y yo te espero, 
espero a que tú llegues.

Espero bajo el paraguas, 
esperando veo a la gente que pasa, 
contemplo como desaguan 
los charcos que las calles 
completaban.

Un tranvía pasa y con su ruido 
de mis pensamientos me saca.

La tarde se hace larga, se dilata 
y la lluvia poco a poco 
con calma hace correr el agua. 
Un autobús se detiene en su parada, 
la gente sube y baja, mas tú en él, 
tú en él no, no vienes.

La tarde abandona el día 
y la noche se acerca 
sin decir nada, 
camina con mucho ímpetu 
todo lo cubre, todo lo tapa, 
con su capa de silencio y de calma.

Otro tranvía se aleja calle abajo, 
con su traca, traca, traca... 

Las farolas ya se encienden 
las gotas de lluvia 
en la luz de la farola cabalgan.

Las horas pasan y tú no llegas 
y yo te espero, sin impaciencia, 
espero, a que llegues a deshora.

Otro autobús llega, 
se detiene en su parada, 
las gentes suben, bajan 
y después se alejan, 
sin decirse nada.

Sigo esperando y tú no llegas, 
la noche avanza y la lluvia
cae monótona e incansable.
La lluvia cae, cae, cae... 
corre la calle abajo, no se detiene 
nada le importa ni la entretiene.

Más tú no llegas y yo te espero
en tu parada, la lluvia cae. 
Es ya noche, noche cerrada
y tú no llegas y tú no vienes.

Algo me dices que tú hoy tampoco vendrás 
y pienso, que algo te atrapa y te demora.


Sigo esperando y por la acera 
veo paraguas que van y vienen
mientras contemplo la lluvia caer, 
pausadamente, no, no deja de llover. 

Al final, como siempre tú llegas 
y juntos paseamos besándonos 
bajo el paraguas por las aceras.

La lluvia cae y ahora ella es, 
nuestra amiga fiel.

No hay comentarios: