5 abr. 2016

TE BUSQUÉ Y NO PUDE...

...ENCONTRARTE.
Te busqué en los páramos fríos
en vastas y llanas mesetas
en las más altas montañas, ´
donde dicen que nacen los ríos 
debajo de las grandes peñas. 
Te busqué donde el ciervo berrea, 
el águila silba y palomas zurean.

Te busque en los días en que sus horas 
tienen muchas luces y sombras 
y en las noches en que el silencio es rey  
y la luna se convierte en reina.

Te busqué sentada en el parque, 
o apoyada en una farola. 
Te busqué contemplando el río
asomada en el pretil del puente,  
contemplando del agua sus ondas.

Te busqué por aquellos caminos, 
que siempre algún sitio nos llevan 
y por aquellos estrechos senderos 
que carentes del cierto destino 
siempre van perdidos 
hendiendo tundras y desiertos.

Te busqué, te busqué
y jamás te encontré, 
por ahora.

Por las noches paseo las calles 
de nuestra triste ciudad 
alumbrado por lánguidas farolas. 
y pregunto a los perros y gatos 
noctívagos 
esos, que están de pernocta.

En la aurora me subo 
al primer rayo de luz 
que detrás de la sierra se asoma 
y recorro el mundo en él cabalgando 
buscándote en lo más recóndito 
de las impenetrables sombras.

Te busqué en el más denso silencio,
pero en él es difícil encontrarte, 
te busqué en la bulla y el jolgorio, 
pero de allí, hace tiempo marchaste.

Te busqué, te busqué y no te encontré, 
pues tú, nunca, quisiste hallarme.

Eres árida arena del desierto, 
tempano de hielo y nieve,
flexible mimbre de la ribera, 
dura gema del desierto,
roca dura de cantera, 
silente sierpe que repta, 
eres noche y eres día, 
eres luz y eres tiniebla.
Eres la maldad que
permanece dormida
y la bondad que camina. 
Eres la guerra y la paz.

Eres lo que tanto se añora 
y que tanto se desea.
Que se desea encontrar
y cuando uno te encuentra 
para siempre perderá
su paz y su bienestar
y vagara para siempre
errante por esta Tierra.

Quizás yo a ti te encontré 
y tal vez o quizás no quise verte
o tal vez yo no te viera; (No lo sé) 
Quizás no te quisiese encontrar,

y yo; te busqué sin más.

No es preciso que me quieras.

No hay comentarios: