16 may. 2016

MI CIUDAD ES...

...UNA CIUDAD TRISTE.
 Mi ciudad es gris, 
la tristeza vive en ella. 
Ese es el ambiente que siente
el que mora en ella.
La tristeza es parte de sus calles, 
sus plazas, parques, calles, alamedas. 

Mi ciudad está gris, está triste y espera.
Mi ciudad es una ciudad poco aduladora.

Las nubes, las nieblas 
corren por sus calles, 
las brumas se enredan 
en las ramas de los sicomoros 
que limitan asfaltos y aceras.

Sus aceras se visten 
con gotas de lluvias 
que todo lo impregnan. 
El asfalto adquiere 
brillo de charol
y en él se reflejan, 
altos rascacielos, 
teatros, la opera,
luces de semáforos
gente que se alejan.

Mi ciudad está gris
y en sus callejuelas 
las casas se acercan 
unas a las otras,
balcones y ventanas
se dan la mano, se tocan.

La noche se acerca, 
la tarde ya se desmorona 
las nubes parecen más densas.
Las calles se visten con sombras 
de pálidas luces de viejas farolas.

La noche es muy triste 
en esta ciudad que parece
o se hace la muerta.

Tras las ventanas 
se adivinan luces 
y tras los visillos 
se mueven las sombras. 
Por las ventanas salen; 
música y canciones, 
murmullos y voces, 
concursos de las teles 
novelas
de otras emisoras.

El reloj de la torre 
de una cercana iglesia 
dio diez campanadas 
y otras diez 
sin mucha demora.

Las calles, la lluvia las mojas,
los coches se envuelven 
en un halo de gotas de agua 
cuando se alejan.

En una solitaria plaza 
los bancos vacíos están, 
quietas, muy quietas sus palmeras, 
en el kiosco de la música 
duermen las palomas.

Por la acera de un bulevar 
camina despacio una pareja 
no se les ve la cara bajo su paraguas 
se paran, se miran, se besan 
y caminando, se alejan, se alejan. 

Mi ciudad está quieta
y parece muerta.

Mi ciudad es una ciudad gris 
y en días de lluvia vive en ella 
la melancolía, la pena, la tristeza...

Pero es mi ciudad y la quiero 
y vivo yo, en ella.

No hay comentarios: