13 may. 2016

NOCHES DE MISTERIOS Y ...

... HADAS.
Las noches de luna plena,
son noches claras y serenas 
en que triscan las estrellas, 
rilando brincan y juegan.

Esas noches claras, frescas, 
que en sus brisas desplazan
las fragancias de los campos,
el rumor del correr de las aguas
y el cantar de las estrellas.

Aromas de madreselvas, 
albahacas y romeros,
adelfas, jazmines, espliego
de las jaras, las retamas
y los morados cantuesos.

Entre sus alas desplazan 
mensajes de enamorados
que al oído se hablan,
palabras de amores puros.
Palabras; 
que, aunque emanan de 
unos labios 
nacen, 
de lo profundo del alma.

Cuando la luna te mire
y tú en esa mirada,
veas, el brillo del acero
y el fulgor de la plata.
Su mirada quedara,
para siempre en tu alma. 

En esa mirada suya
veras en ella miradas
de unos ojos enamorados
que a otros ojos regalan
su privativa mirada.

En esas noches de luna,
de misterio y de hadas,
se escucha el canto del grillo 
y el croar de las ranas,
el rumor de la brisa cuando pasa,
el cantar de las hojas
que cantan, entre sus ramas.
Escucharas, pasar a un ángel
en lo profundo, del alma.

Las noches de plenilunio,   
en las primaveras arrías.
Primaveras, 
que, aunque tarden 
siempre a su cita acuden
y llegando tarde esperan 
con premura e impaciencia 
al estío, que poco a poco 
con sus calores se acerca.

Las noches de plenilunio
en las primaveras tardas,
son noches de misterios 
y amoríos, 
de algarabía y jarana.

No hay comentarios: