16 oct. 2016

MI CAMA VACÍA.

MIS NOCHES ETERNAS.
Es la noche que se mece 
en el correr de las horas, 
estas son noches perenne 
si la aurora se demora.

Las noches son noches negras, 
las noches se hacen eternas 
cuando las paso a sola.

Mis noches son casi eternas,
cuando mi cama es enorme, 
es tan vasta y espaciosa. 

En mi cama; 
desde que tú te marchaste 
hay mucho espacio que sobra 
y en las sabanas que la cubren 
conviven el sudor de mi cuerpo 
con los restos de tu aroma
que cada día se evapora.
Mis sabanas quedan a medias, 
mi parte queda arrugada 
y la tuya queda fría y tersa.

Son las sábanas de mi cama 
las que me gritan tu ausencia, 
las que me dicen al oído 
que mis noches son eternas.

Recuerdo yo aquellas noches, 
mi cama siempre deshecha 
mis sabanas siempre arrugadas 
y el alba siempre inoportuna,
siempre llamando a mi puerta.

¡Era las noches tan cortas! 

Y ahora mis noches son: 
casi eternas, eternas.

No hay comentarios: