28 dic. 2016

NOCHE VIEJA

AÑO NUEVO.
Sus horas se van consumiendo
sus días, meses, semanas,
para poco nos sirvieron.
Un año más que se muere,
otro nuevo está naciendo.
está llamando a la puerta
de este mismo momento.

Es hora de hacer balance
de lo que en él hemos hecho.
Es hora de lamentarnos
en que perdimos su tiempo.
Quizás, en discusiones inútiles
que para poco sirvieron
en mirar correr la nubes
que van cabalgando el tiempo, 
en soñar con ilusiones que nunca 
jamás, realidad se convirtieron.
En creer que nuestros problemas
eran los problemas de los otros, 
nunca, nunca creímos que
esos problemas fueron nuestros.
En creer que es el prójimo 
quien debe pedir perdón 
y nosotros; nunca encontrar,
para ello un momento.

Los errores, los problemas, 
las promesas incumplidas
se van; quedando en los tiempos.

Es hora de hacer promesas
que jamás las cumpliremos.
Es hora de enmendar nuestros errores 
y perdonar los ajenos.
Es hora de ser un poco, 
un poquito más sinceros, 
más honrados y quizás 
hasta más buenos.

Que ilusos somos pensando
que el año que se acerca es;
nuestro tiempo, nuestro tiempo.

Este año que se va y el que 
está viniendo. 
Son y serán como siempre 
unos años pasajeros.
El año nuevo tendrá sus días felices 
y otros de llanto y de duelo.
Y como en años pasados, 
dejaremos pasar el tiempo
contemplando el calendario
despilfarrando el tiempo.
Olvidaremos las promesas 
que hemos hecho. 
Los errores cometidos 
que nunca hacemos nuestros. 
Serán los mismos errores 
y como siempre ajenos.

El año nuevo es; 
y será nuestro placebo.
Necesitamos renovar 
nuestros buenos deseos 
y para ello tenemos 
un año viejo que acaba 
y el empezar de un año nuevo.

No hay comentarios: