12 ene. 2017

EL TIEMPO


EL TIEMPO
El tiempo nunca se detiene 
cabalga sobre un corcel 
que galopa y va carente de bridas,
que trota sobre las alas del viento,
sobre los rayos de la luz 
que dan claridad al día, 
sobre el velo de las sombras
de la oscuridad nocturna 
sobre el silencio, 
que, en el silencio habita.

Al tiempo no se le ve,
el tiempo jamás tiene medida,
solo lo miden los lapsos
los lapsos que marcan el día
y en las noches silenciosas
cuando tú estás dormida
el tiempo se desliza de puntillas
para que no te despiertes 
y puedas seguir dormida.

El tiempo no se detiene
sigue la ruta elegida
y se pierde en los laberintos
que una vez y otra vez 
vuelven al punto de partida.

El tiempo es como un bucle,
que camina, que camina
sin ir a ninguna parte
porque no tiene salida. 

Por ello los relojes del tiempo 
son; curvaturas sin salida.
El tiempo, no tiene medida.

No hay comentarios: