18 ene. 2017

LA NIEVE CAE


TRAS MI VENTANA.
Hace frío y la calle está nevada
los cristales de mi ventana se empañan. 
Los cubre un fino roci0 que impide ver
lo que en la calle pasa.
Me impide ver la nieve caer 
tras mi ventana.

Hace frío, y a mí me encanta.
Me encanta ver caer los copos 
de la nieve en las calles y las plazas.
Contemplo, de los copos su torpe vuelo
que el viento los desplaza.
Me encanta ver como cubre el suelo,
la nieve con su blanca manta.

La nieve es como tú amor mío 
que lo que tocas ,o encantas,
lo sucio se vuelve limpio, lo feo
se vuelve lindo, las curvas son alisadas.
Eso solo lo hacen tú y la nieve blanca.

Nieva en la calle y tras los cristales 
solo, tan solo veo una cortina blanca.

El jardín de mi casa está cubierto
con su blanca capa, 
hoy no he visto al jilgero, al jilgero 
que cada día me canta.
Estará en el limonero protegido entre
sus ramas, acurrucado en su nido 
dando calor a su amada.
 
Un gorrión aterido por el frío 
se ha posado en mi ventana, 
y me mira con sus ojos, temeroso
le tiembla hasta su mirada
no sé bien, si es por miedo o por frío,
la calle está nevada. 

Intento yo transmitirle el sosiego 
y la calma.
Le pongo para que coma, 
él mira y no se espanta.
El gorrión picotea las migajas ajeno 
a lo que a su alrededor pasa.

Nieva y la calle está intransitada 
y tú mi amor te demoras, 
tú mi amor tardas y tardas.

La nieve es tan bonita 
si la ves a través de la ventana.
La nieve es tan bella si con ella juegas 
en el parque que hay de tras de mi casa.
Y tú amor no llegas, tú amor mío tardas.

No hay comentarios: