1 may. 2017

AÑORO...


...LOS MOMENTOS VIVIDOS.
Añoro aquel tiempo que ya se nos fue, 
las noches de invierno 
y sus humeantes, tazas de café, 
las gotas de lluvia su ruido al besar 
la tersa y pulida cara de un cristal, 
el tic tac de un viejo reloj 
que un día sin más él enmudeció 
para nunca más volver a marcar 
el pasar de las horas y mí; me da igual.
Desde que te fuiste mi tiempo es; irreal.

Añoro de las primaveras 
sus cambios de humor, 
sus rayos de sol entre nubarrones, 
sus finas lluvias caer tan lentamente, 
sus nieblas de suave algodón
anclada en los valles, 
su alegre color de montes y valles 
y el agua que corre por los arroyuelos, 
le pone su música a mis dulces sueños.

Añoro de la primavera su tierno verdor, 
sus brisas, sus fríos, sus rayos de sol 
y de sus nieves tardas en los altos picos
su blanco rubor y todo su brillo.

Añoro de aquellos veranos de tanto calor, 
sus sombras tan frescas, protección del sol, 
añoro sus noches eternas de obligada vigilia 
escuchando el son, de la mar serena 
y la tenue brisa. 

Añoro la luz de sus días, su intenso sopor, 
sus noches tan cortas y el resplandor 
de sus alboradas con la blanca luz, 
de un niño sol.

Añoro aquellas caricias en el viejo banco, 
hoy ya carcomido de musgo poblado.

Añoro aquella sonrisa de tus lindos labios 
y ese poso triste de tus ojos garzos.

Añoro peinar tus cabellos con mis rudas manos 
y aquellos tus ¡ay! y cortos enfados.

Añoro yo la vida que tuve a tu lado.
Te fuiste un día y yo; no supe evitarlo.

No hay comentarios: