17 oct. 2017

¡LLUEVE!

LA LLUVIA ES; EL NECTAR DEL ALMA.
Miro al cielo y sobre mí cara caen, 
lágrimas del cielo que traen
alegría a los campos 
felicidad al alma.
El ambiente se llena de aromas 
que embriagan,
aromas a tierras mojadas.
Aromas que vuelan en las alas
de la brisa que baja
desde las tierras altas.

La gente corre para guarecerse 
de la lluvia, 
las palomas se posan en los aleros 
de las casas altas 
desde sus miradores contemplan
las calles y aceras mojadas.

Un solitario petirrojo está posado 
en la rama baja 
de un rosal que muestra con orgullo 
la más linda rosa, una rosa blanca 
que en sus tersos y pulidos pétalos 
nos muestra
las gotas de lluvias que son; 
dulces y transparentes lágrimas.

¡Llueve!
Y el cielo está cubierto de nubes
y cubierto de nostalgia nuestras almas. 

Las lluvias de otoño son; la dulce savia 
que recorre las venas de los vastos campos 
y nos colma de nostalgias de vida 
nuestras almas. 

La lluvia es, la sangre de la vida
y el néctar de las almas.

No hay comentarios: