28 feb. 2016

MI VIEJO ARMARIO...

...LO HE CERRADO.
Cerré mi puerta y abrí el armario 
buscado en él lo que hace tiempo
en él guardé.
Cerré mi puerta para que nadie viera 
lo que ese armario en él encierra.
Viejos recuerdos, viejas quimeras.

En mi armario yo encontré
viejos recuerdos que ya olvidé,
sueños soñados casi olvidados
y esos amores que fueron breves 
e inacabados 
ellos en mí huellas dejaron. 
Amores breves de los veranos 
de mi pasado.

En ese armario que yo abrí
encontré colgado de una percha
ya mi pasado que siendo pasado
aún es, es muy cercano.
Pasado reciente que yo había,
había olvidado.

En una percha desvencijada 
de ella colgaban mis ilusiones 
nunca logradas.
De otra percha en un rincón 
está colgando un viejo amor.
De otra cuelga mi corazón 
aun sangrante por ese amor.

El armario abierto está, 
y de sus perchas están colgados, 
mis viejos sueños de niño, 
mis amores de adolescente, 
mis frustraciones de adulto 
mis ilusiones permanentes,
mis errores no por muchos suficientes
ya que sigo cometiendo 
errores constantemente.
También cuelga de él 
mi fuerza de voluntad indeleble
aunque bastante velada por las
por la frustración latente.

Cerré el armario y tiré su llave 
para olvidar mis frustraciones 
abrí mi puerta de par en par 
para que entrase el aire fresco 
la luz solar, ilusiones nuevas
y nuevas fuerzas para luchar.

No puedo seguir viviendo
de mis viejas ilusiones
de amores que nunca fueron
amores muy verdaderos
de errores y fracasos
de sueños jamás logrados
aunque le puse empeño.

Quiero ver mi horizonte 
con un azul limpio cielo 
despertarme cada día 
con la fuerza de un efebo,
y no mirar hacia atrás
pues esa ya no es mi vida,
esa vida está colgada
en el armario cerrado
y la llave está perdida.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Querido amigo:

Si, estoy de acuerdo contigo. El pasado ya paso. Solo el presente tenemos. Ni siquiera el porvenir cuenta. Ya que este, es incierto y nadie tiene la seguridad de vivirlo, o gozar de él.

Deja la llave perdida, y aleja el armario de tu vista. Que todo quede sepultado en el olvido.

Deja que cada segundo, cada minuto, formen horas y días llenos de esperanza, que solo te regalen sonrisas y suspiros.

Que la dicha y felicidad de estar vivo, en este momento, siempre te haga sonreír y que a cada instante, descubras algo nuevo, novedoso, que estuvo ahí, pero que no lo habías visto, por estar anclado en el pasado. En los recueros, de todo lo que se vivió y que ya, queramos o no, está muy lejos de nosotros.

¡Vive ya! No el ayer y menos, el mañana. ¡Vive y se feliz con lo que cada día nuevo, te regala! Y bendice a Dios, por la oportunidad que te da, de gozarlo.

¡Ama. Sueña, sonríe y goza de tus sueños! Crea tu propio mundo, sin evadirte de la realidad y tus responsabilidades. (Cada cual las tenemos) y refúgiate en el. ¡Se feliz!

Un gran abrazo de tu amiga, Eva